En estos días soleados de otoño hay que seguir protegiendo nuestra piel con bloqueadores confiables, pues la radiación a veces vuelve a estar sobre 10. Pero, como siempre nos confiamos de nuestras nubecitas grises, de pronto nos sorprende la resolana, el sol y... auch: erisipela.

Aquí te dejo estos consejos para tratar una quemadura de sol:

Para ayudar, calmar y sanar esa piel dañada, tienes que tratarla apenas te des cuenta de la quemadura. Lo primero: sal del sol y ponte bajo techo.

Una vez protegido, estos son algunos consejos que recomiendan los dermatólogos para calmar el dolor:

1) Toma baños frescos frecuentemente (no helados) y apenas salgas de la ducha o tina, te secas la piel con una toalla suave haciendo pequeñas presiones (no sobando) y dejas un poquito de agua en la piel. Luego te aplicas humectante para que el agua quede “atrapada” en la piel. Esto te va a ayudar con la sequedad.

2) Usa un humectante que contenga Aleo Vera o Soya para ayudar a calmar la piel quemada. Si algún área duele mucho, puedes usar una crema que contenga Hidrocortisona. No uses productos que contengan “caína” (como la benzocaína) pues estos irritan más la piel y hasta pueden causar reacciones alérgicas.

3) Considera tomar aspirina o ibuprofeno para reducir la hinchazón, la rojez y el malestar.

 

4) Toma agua extra. Una quemadura de sol hace que el líquido vaya directo a la superficie de la piel y no al resto del cuerpo. Debes tomar mucha agua cuando tienes una quemadura para evitar deshidratarte.

5) Si te salen ampollas, deja que estas sanen solas. Las ampollas indican que has tenido una quemadura de segundo grado. No las revientes, pues estas están sanando la piel y evitando que tengas una infección.

6) Toma precauciones extras para proteger la piel quemada mientras esta sana. Usa ropa que proteja tu piel en exteriores. Las telas tejidas son las que funcionan mejor, pues no dejan pasar la luz cuando la expones a esta.

Ten en cuenta que esa quemadura puede parecer algo temporal, pero es el resultado de una “sobredosis” de radiación UV que puede dañar la piel a largo plazo. Este daño incrementa la posibilidad de generar cáncer a la piel, así que mejor siempre llevemos un bloqueador confiable en la cartera.

Y, recuerda, acude a un dermatólogo certificado para que te ayude con las quemaduras de sol. Y si tienes dolores de cabeza, escalofríos, ampollas muy grandes y fiebre, busca atención médica inmediatamente.

Fuente: American Academy of Dermatology.
https://www.aad.org

Lee mi post sobre los bloqueadores:
http://www.maripilibarreda.com/bloqueadores---b-sico.html
https://maripilibarreda.wordpress.com/2017/02/07/los-bloqueadores-basicos/be aquí tu
párrafo.

Foto: Mari Pili Barreda

Cómo tratar una quemadura de sol